Ya hemos visto cómo las ciudades están dando el salto a una tecnología más eficiente en el alumbrado público. Atrás quedaron los días en los que las calles tenían tonos apagados y anaranjados que no permitían distinguir bien los objetos. En especial, a larga distancia.

La iluminación también ha mejorado, en el sentido de que los colores son más nítidos y las lámparas ya no parpadean.

Ventajas de la nueva iluminación LED

El cambio de las luminarias en nuestro entorno aporta beneficios, que puedes ver, y también sentir en tus bolsillos, como contribuyente. Una primera ventaja de este tipo de luces es que permite ser focalizado en las zonas que lo necesitan, lo que impide que se produzca lo que hemos conocido como contaminación lumínica.

El siguiente beneficio que aportan las luces LED es que tienen un consumo energético muy inferior a las antiguas de vapor de sodio, lo que representa un ahorro enorme en presupuesto energético.

Como tercer beneficio, podemos hablar de la longevidad de este alumbrado público, puesto que su vida útil es muy superior a la de los anteriores, lo que le permite tener una mayor seguridad en el tránsito y evitar el gasto derivado no solo del cambio de las bombillas, sino también del tiempo de trabajo dedicado a esos cambios.

Otro punto a favor de la tecnología LED es que, al estar compuesta por múltiples puntos de luz, llamados diodos, es fácil mantener una iluminación adecuada, aunque alguno de ellos deje de funcionar.

Smart cities e iluminación LED

Las ventajas que aporta este tipo de luces en nuestras ciudades no solo se aprecian en los aspectos que ya hemos abordado. También permiten nuevos usos más inteligentes y que mejoran la calidad de vida en nuestro entorno.

Un ejemplo de ahorro es el encendido selectivo de aquellas luminarias que se necesiten mientras se transita por las calles. Con este sistema podemos ahorrar energía en los lugares en los que, durante un tiempo, no circula nadie. Este tipo de mejoras se realiza con la inclusión de sensores de presencia de peatones o vehículos.

Otra de las mejoras que permite la iluminación LED es la de modular la tonalidad de la luz, según se desee. Desde ahora, los monumentos y lugares emblemáticos de tu ciudad se podrán iluminar por un coste energético muy bajo y mejorando su apariencia.

LED y medio ambiente

Por último, podemos hablar también de la mejora, en cuanto a la conservación medioambiental, que aportan estas luminarias.

En primer lugar, porque, al tener una vida útil más larga, disminuyen mucho los residuos que se producen.

En segundo lugar, porque estas luminarias, al contrario que las fluorescentes, no necesitan ningún elemento peligroso, como el mercurio, para ser luminiscentes, por lo que se pueden instalar en casi cualquier lugar.

Mejor luz y calidad de vida

Debido a todos estos beneficios, se explica perfectamente por qué se está realizando en todos los lugares una transición progresiva hacia un alumbrado público LED, ya que las mejoras de la calidad de vida de los ciudadanos son evidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú